Para lograr un estilo diferente, estas perlas o gemas brillantes son una opción genial. Combinadas con ramas blancas y un poco de verde del asparagus logran un efecto muy festivo.El color intenso es lo principal, que se acompaña delicadamente con la altura de las ramas en un tono neutro.

Como detalle complementario, las velas decoradas son una excelente opción porque otorgan la calidez necesaria. Una celebración de fin de año, un aniversario o un evento íntimo son buenas ocasiones para preparar este centro que viste una mesa y marca la decoración restante, dando un toque especial y muy moderno.

Cómo hacer éste sencillo pero llamativo adorno:

1. Se necesita: un recipiente de vidrio de por ejemplo 10 x 10 x 15 cm., un plato de cerámica, ramas pintada con acrilico blanco, perlas o gemas de gel, un octavo de esponja, cinta verde, tres velas blancas y asparagus.

2. Comenzar por hidratar las perlas en 600 cm3 de agua durante seis o ocho horas. Luego, ubicar sobre una de las esquinas del plato el florero con perlas (un tercio), distribuir las ramas dando movimiento y volver a colocar perlas. Decorar las velas con la cinta y colocarlas al lado del recipiente. Por delante colocar ramas pequeñas de asparagus.

Recomendaciones:

–Las ramas: Se pueden pintar con esmalte sintético en aerosol. Este proceso les dará mucha duración.
–Conservación: Por no contener elementos naturales, se conserva muy bien, pero habrá que prestar atención a la duración de las velas.
–Las perlas: Las hay en infinita variedad de colores. En cuanto a las formas, se las consigue redondas e irregulares.