Al momento de planchar prendas de lana, hay una serie de recomendaciones para evitar que la ropa se arruine.

-Ropa de lana: En el caso de que la textura que no esté compuesta por fibras sintéticas, seleccione la temperatura para lana que se encuentra indicada en el disco del artefacto. Siempre recuerde colocar un paño húmedo entre la blusa y la plancha, para evitar que se apelmace. El trapo elegido debe ser de color claro y antes hay que verificar que no destiña. En los puntos en los que la prenda esté tejida con relieve, apoye el paño con suavidad para evitar que se aplaste. Nunca planche los elásticos de puño y cintura de los tejidos, ya que se estiran.

-Lana que incluye elementos sintéticos en su composición: Realizar pruebas de planchado con la plancha a temperatura especial para lana sobre una muestra de tejido. Hay que hacerlo con sumo cuidado, ya que si el calor es elevado, las fibras podrían derretirse, plastificando la textura. El paso siguiente es verificar si la temperatura elegida ha sido la correcta. Si la prenda aún posee arrugas, auméntela e intente nuevamente. Realice la misma operación hasta que haya encontrado el grado justo.