El vidrio es una superficie reflexiva que proporciona brillantes toques de luz. Su transparencia crea formas distorsionadas, que hace de estos objetos un tema divertido y algo mágico para pintar. Para crear la ilusión de transparencia coloque elementos detrás o dentro de la botella. No use mucha pintura, y esfúmela con un dedo o un paño de algodón para que penetre en la superficie.

El esfumado con pincel seco es la técnica más productiva.

1- Pinte la botella con óleo verde sap o vejiga, es el indicado por su transparencia. Aplique un primer valor de sombra de tierra tostada + verde. Esfume con el dedo o un paño.

2- Aplique un segundo valor de sombra de tierra tostada + negro + verde. Esfume y repita la operación las veces que sea necesario.

3- Pinte un primer valor de luz con blanco + ocre. Esfume con mop. Repita la operación. Aplique los brillos con blanco puro. No esfume.